sábado, diciembre 08, 2007

Carbón

boomp3.com


Tengo unas ganas locas de dejar en pausa por un milisegundo el cerebro, a ver si inventan una anestesia para la razón, a ver si con todo eso se me quita lo que tengo dentro... que me hace sentir tan bien como me destruye, porque no se puede vivir de sueños. ¿Por qué no se puede vivir de sueños?

Avisaré cuando pueda tirar lejos la suma de delirios y pseudoalucinaciones auditivas -mal llamada recuerdos- que me arden en la piel, cuando deje de atiborrarme de sensaciones agudas, de aturdidoras espinas, de misteriosos roces.

4 comentarios:

bicho maldito dijo...

Andá. Qué joda es la propia cabeza a veces ¿no? Menos mal todo pasa y luego uno recuerda con una sonrisa, una mueca sutil e insolente, todo aquello que hace recordar e hizo sufrir. Es igual que decía un personaje en Crímenes y Pecados, de Woody Allen: comedia es tragedia más tiempo.

A esperar.

Alguna~* dijo...

Si supieras Bicho, si supieras... lo bueno es que esto no tiene nada que ver con los involucrados anteriormente en este sitio; porque de todas formas tengo una sonrisilla insolente, lástima que lo que se viene o me va a desencajar la mandíbula de risa, o me va a clavar una espina donde más duele...

Espera es mi segundo nombre. Al menos de paciencia he sobrevivido.

Cariños!

Gabriel dijo...

No queda otra que esperar y ver lo que ocurra...no, mejor, esperar y sentir...ese será nuestra consigna que la llevaremos como recuerdo hasta nuestra tumba...

Alguna~* dijo...

Gabriel, como ya le dije al Bicho más arriba, espera es mi segundo nombre...

Además, de verdad no me queda otra que esperar... sentir cuando sea el momento y recordar, me extraña que digas eso Gabriel, tú que estás hecho para recordar pero los recuerdos muchas veces te carcomen.

Espero que la experiencia de recordar sea algo placentero y no una tortura.

Cariños.