domingo, enero 16, 2011

Noche Planetaria Azul
:: Perfecciona con el fin de soñar ::

No había dicho nada hace tiempo. No tenía nada que decir, no había nada que aportar -en mi punto de vista- al prójimo en un sentido de contar ya sea, experiencias, recuerdos, hechos, etcétera. Quise aprovechar lo que me queda del tiempo vigente en este espacio virtual -que debido a la paupérrima forma de trabajar del implemento que me conecta, es breve- para permitirme un par de licencias.

Puedo decir, con certeza, que el 01/01/11 fue el peor inicio de año que he tenido. De los que recuerdo. De todos en la corta vida que llevo. Parto con esta declaración para que se entienda un hecho secundario que ha causado un pequeño revuelo, es decir, en alrededor de dos personas que han preguntado por esto: no he mandado mails, no me he conectado a Twitter, no he hablado con nadie. Porque tengo que confesar, ganas de hablar de la cotidianidad y lo mundano no me quedan. Estuve incomunicada la primera semana. No tenía teléfono pues mi equipo anterior lo perdí en penosas circunstancias. Le he dicho feliz año nuevo -después del primero del mes- a una sola persona, porque ella me lo dijo primero. No lo volveré a decir hasta el próximo inicio de año, pues no veo razones para hacerlo.

Quizás si alguien pasa por aquí, de los que me conocen, e incluso los que no, tendrán la tentación de cambiar de página, no los culpo. Siéntanse en la libertad de hacerlo, gratamente, vuelvan si gustan, váyanse si así lo prefieren, las puertas de Internet siempre están abiertas, siempre. Pero que haya constancia de que aún estoy presente, que me dirijo en este momento con mucho dolor acumulado, que posiblemente en un futuro quizás desee eliminar esta entrada, pues ya comienza a tener una negatividad increíble. Pero no es negatividad lo que expelo, es una suerte de infortunios, malas decisiones y una serie de sucesos desafortunados que me han llevado a decir, que hoy, no tengo nada que decir. Buenas noches.

The Doors
People are strange