domingo, junio 28, 2009

A Carolina.-

Guerrero Lunar Amarillo
:: Usa tu inteligencia al cuestionar lo establecido ::

Llevo un buen tiempo redactando esta suerte de autobiografía digital escrita en al menos 6 sitios diferentes a lo largo de la creación de mi yo cibernético. Y nunca pensé que sufriera de tantos males, que tuviera tanto que decir ni que haya cruzado tantas ventanas al abismo. Sólo quise decir, que es tremendo estar vivo. Recuerdo con cariño todos mis alter ego existentes, todas las identidades pensantes, cada una de las historias narradas con cierto porcentaje de realidad y otro tanto de fantasía. No podría crear si no naciera cada creación de lo que existe previamente, de tergiversar y moldear esta vida loca que me ha dejado dando tumbos en cada sitio que he pisado, que ha querido, amado y odiado a los seres que me rodean; ninguno me ha sido indiferente.

Si tuviera que dedicar la banda sonora de hoy, sería a mí misma y a todos los que tienen un trozo de mi corazón.




Silvio Rodríguez
La maza

lunes, junio 22, 2009

Segunda Parte: La torre de los amantes

Mono Planetario Azul
:: Perfecciona el proceso de la magia ::

Jaque mate
. Me retiro de la mesa sin ver al menos que humilde contrincante esbozando una leve sonrisa, sabiendo de mucho antes que mi mente iba en picada. Es cierto, no supe perder; cómo sabría entonces ganar. Habría ido a los hombros de mi fiel compañero de la vida, hubiese caído sin reparos en su pecho. Pero mi orgullo me lo impide, mi conciencia está al tanto del ayer y ya no puede mirar por ese cerrojo.

Caminé a paso lento para sentarme a su lado y callar. Lo miré, toqué y abracé; lo amé con mi corazón parchado y poco digno de amor. Sentí la fibra moral intensa como un incendio en medio de una primavera tibia e indulgente, un regalo de la tierra que nos ama con el mismo cariño fraterno con el que lo hacemos nosotros. Te pedí la bendición de dejarme, como yo lo intenté muchas veces y el recuerdo me mantuvo siempre cerca; me sonreíste. Sentados, espalda con espalda, nuca con nuca mientras somos observados por un jardín sin escrúpulos y árboles más viejos que nuestras propias almas.

Esos momentos viejos son una costura más en el corazón de arpillera de esta muñeca de loza. Una sutura inborrable y una cicatriz que se lleva con orgullo. Y es por todas estas cosas, que con todo el amor del mundo, lleno y ato mi morral cargado de historias y fotos hermosas y dolorosas, para decir adios a los años pasados -mas nunca en vano-, derrumbar esta torre y caminar en pos de lo que el mañana quiera dejar en mi puerta.





Pedro Aznar
Farewell

lunes, junio 15, 2009

Primera Parte: Ajedrez

Noche Lunar Azul
:: El desafío del verdadero descanso ::

En este espacio - tiempo cosido a fuerza en mi piel podría decir o callar a destajo y voluntad lo que se viniera a mi mente, o lo que lograra entender del murmullo de mi corazón. Aquí existe mi pseudolibertad declarada y todas las faltas de cordura que sean perdonadas por los que sí tienen razón.

Pero al sentarme frente al tablero noto la falta de gama cromática, y mi oponente sentado con las piezas blancas y una sonrisa paupérrima, un desgano descarado al mover sus articulaciones y dejar caer cada pieza sobre la mía, arrebatándomela, quitándome un poco de victoria con cada jugada. Fue entonces cuando supe, este juego no lo manejo; el milagro del aprendizaje me otorgó múltiples regalos, mas no me enseñó a jugarme la vida.

Y es por eso que mi cordura se lanzó de un precipicio, mis ánimos se quedaron en cama y mi cuerpo se mueve con una inercia desgraciada entre cada ser sutil que se introduce en mis sueños para alimentarse de mi mente. Desconocido era para mi persona, que la mente carcomía cada resto del verdadero ser, y hacía creer que el cuerpo era inexacto y que el corazón estaba incompleto. Así, era más que entendido; el jaque se veía venir...



Nota: Hoy no hay banda sonora, porque todo lo que cube este momento sublime es el silencio, la vibración del espacio; una que otra tecla osa desmenuzar la perfección de ese movimiento material que nace cuando sólo la nada existe.