lunes, junio 15, 2009

Primera Parte: Ajedrez

Noche Lunar Azul
:: El desafío del verdadero descanso ::

En este espacio - tiempo cosido a fuerza en mi piel podría decir o callar a destajo y voluntad lo que se viniera a mi mente, o lo que lograra entender del murmullo de mi corazón. Aquí existe mi pseudolibertad declarada y todas las faltas de cordura que sean perdonadas por los que sí tienen razón.

Pero al sentarme frente al tablero noto la falta de gama cromática, y mi oponente sentado con las piezas blancas y una sonrisa paupérrima, un desgano descarado al mover sus articulaciones y dejar caer cada pieza sobre la mía, arrebatándomela, quitándome un poco de victoria con cada jugada. Fue entonces cuando supe, este juego no lo manejo; el milagro del aprendizaje me otorgó múltiples regalos, mas no me enseñó a jugarme la vida.

Y es por eso que mi cordura se lanzó de un precipicio, mis ánimos se quedaron en cama y mi cuerpo se mueve con una inercia desgraciada entre cada ser sutil que se introduce en mis sueños para alimentarse de mi mente. Desconocido era para mi persona, que la mente carcomía cada resto del verdadero ser, y hacía creer que el cuerpo era inexacto y que el corazón estaba incompleto. Así, era más que entendido; el jaque se veía venir...



Nota: Hoy no hay banda sonora, porque todo lo que cube este momento sublime es el silencio, la vibración del espacio; una que otra tecla osa desmenuzar la perfección de ese movimiento material que nace cuando sólo la nada existe.

3 comentarios:

Hache dijo...

hola... tienes blog y flickr al igual q el chico q conociste ayer en la máscara...

interesante no?

un saludo.

pd: tengo una adicción a dejar de firma las palabras claves de los blogeros q tienen esa opcion... la tuya es "exuverys"

tierragramas dijo...

y claro, la vida es juego, o el juego más serio se llama vida. Algo así.

No manejar los juegos no hacen de tal algo divertido, más la eventualidad de las cosas, de las fichas, de los dados del día a día, van generando la sorpresa, y esa sensación pequeña de miedo que nos hace respirar y seguir adelante.


Saludos

Colombina dijo...

Estimado H... pues sí... es inevitable tener uno de cada uno, es parte de mi sanidad mental, es... es autoexpresión necesaria. Nos leemos.

Tierragramas, haz dado en el clavo, en uno que cae directamente sobre mi pie, claro... los juegos hay que disfrutarlos por el placer de jugarlos, por la estrategia de cada uno. No siempre se comprenden, sino que simplemente se aceptan y se quieren. Y así también es en parte la vida. Saludos.

Carolina.-